Informática Industrial Intesiscon

CARTELERÍA DIGITAL

02/05/2013

CARTELERÍA DIGITALLa Cartelería Digital es una red de pantallas que se pueden adaptar a cualquier contenido y uso, y que pueden ser controladas remotamente.

Esto permite difundir un mayor número de mensajes actualizados, pero sobre todo que estén mejor adaptados al público receptor, aumentando así exponencialmente la efectividad de la comunicación.

La Cartelería Digital, o Digital Signage, en los últimos años ha pasado de ser una tecnología futurista y de élite a ser asequible para todo tipo de negocios.

GESTIÓN DE PUBLICIDAD Y CARTELERÍA DIGITAL

¿Qué hace Scala?

Scala es la compañía líder mundial en el desarrollo de aplicaciones destinadas a la administración de publicidad y cartelería digital. Con Scala puede proveerse de una solución completa, desde diseño e instalación, hasta mantenimiento y administración. Las soluciones de Scala están presentes en banca, educación, sanidad, grandes empresas (comunicación corporativa), entretenimiento, gobierno, retail/hospitality y transporte.

Sabemos que las necesidades de sus clientes no son únicas, y por ello el software de señalización digital de Scala incorpora capacidades de administración de publicidad que pueden dotar a sus señales digitales de un aspecto actual, con probado retorno de la inversión, y siempre con soluciones adaptadas a cualquier presupuesto. Desde las redes de contenidos más simples hasta las más complejas, Scala es la opción que cuenta con más instalaciones en todo el mundo.

Desde Intesiscon le ofrecemos el desarrollo de contenidos, aplicaciones, scripts, canales, plantillas, y particularización de canales de Cartelería Digital.
SISTEMA DE VISIÓN ARTIFICIAL

Esta herramienta permite conocer en tiempo real cuántas personas están mirando el anuncio o información que es emitida, su expresión facial, su género y rango de edad. Con la información recabada, el gestor del sistema puede realizar un marketing mucho más directo, adaptando la publicidad al tipo y tamaño de la audiencia que la esta visionando. Utiliza para ello una serie de algoritmos ligeros que procesan en tiempo real las imágenes captadas por la cámara.

En condiciones normales es capaz de procesar 10 fotogramas por segundo. Gracias a esta característica, no es necesario almacenar las imágenes y por tanto, evita problemas legales relacionados con la privacidad.

Para que el estudio de la audiencia sea lo más profundo posible, también permite medir otros factores como tiempo de visionado o detección del ángulo desde el que miran los espectadores para que el sistema pueda ser colocado en las localizaciones que generen mayor rendimiento.